La Medicina Tradicional China y los protocolos de Wuhan

Al principio parecía una historia de confines remotos del planeta. Un mercado clandestino de venta de animales salvajes en Wuhan, un virus de murciélago transmitido a los humanos a través del pangolín, un animalito simpático, mezcla de oso hormiguero y armadillo, muy codiciado en Asia por su carne y sus escamas. Cuando la misteriosa enfermedad le costó la vida a varios miles de víctimas en la provincia de Hubei, seguía siendo una desgracia ajena. Cuando la epidemia se esparció por el mundo se transformó en la historia de todos.

Hoy día, comparando los estragos de la epidemia en diversas regiones del planeta, puede decirse que China se enfrentó eficazmente con la amenaza desconocida y en muy poco tiempo logró identificar la causa y controlarla. El índice de mortalidad se mantuvo razonablemente bajo y la mayoría de los enfermos se recuperaron rápidamente sin mayores secuelas. ¿Cuál es el secreto?

Paradójicamente la contraparte de esas creencias que impulsan a los hombres asiáticos a consumir escamas de pangolín para mejorar su vigor sexual es un cuerpo de conocimiento cimentado durante milenios que conocemos como Medicina Tradicional China (MTC). La MTC tuvo un papel destacado en la lucha contra el coronavirus en China. Según informes oficiales 90% de los enfermos recibieron tratamientos de MTC combinados con terapias convencionales en diversas fases de la enfermedad, principalmente fitoterapia. Así se desarrollaron los protocolos de Medicina Tradicional China en Wuhan que permiten tratar con fórmulas herbales a los pacientes a lo largo de las diferentes fases de la enfermedad.

La herbalística china se basa en fórmulas de hierbas, en forma de extractos o decocciones, adaptadas a las necesidades específicas de cada paciente. Como explica Jason Smith en la fórmulas chinas existe generalmente una jerarquía bien definida, con un Emperador, la hierba que trata el síntoma principal, Ministros, que ayudan a tratar síntomas secundarios, Asistentes, que minimizan los posibles efectos indeseables de las componentes principales y Mensajeros que guían a la fórmula al órgano afectado y la armonizan. En forma ideal es muy aconsejable que un experto realice un diagnóstico diferencial, pero en las etapas de prevención y sospecha de contagio podemos echar mano a varios recursos accesibles a todos.

En un reportaje de Grethel Delgado el médico Marcelo Lam propone fortalecer nuestro sistema inmune con hierbas y alimentos usados en China:

anís estrellado, cocido y en lo posible concentrado, que contiene varios compuestos activos como el ácido shikímico del cual se obtiene el principio activo del Tamiflu,

ajo, un par de dientes cada seis a ocho horas,

jengibre, que se usa para tratar affecciones respiratorias,

saúco, que se puede conseguir como un extracto con el nombre de Sambucol®

Respecto al refuerzo del sistema inmunológico y el tratamiento en caso de sospecha de contagio me remito a una metáfora de la medicina china: cuando un ladrón acecha nuestra casa ¿qué es preferible, ahuyentarlo o matarlo cuando entra a la casa? Cuando lo matamos dentro de nuestra casa tenemos que desembarazarnos del cuerpo, cuando lo espantamos estamos a salvo. Por lo tanto la mejor estrategia es evitar el ingreso del intruso. Para tal propósito hay dos fórmulas chinas magistrales (patentes) que pueden conseguirse en cualquier herboristería de fitoterapia china y pueden evitar el avance de la enfermedad:

Gan Mao Ling

Yin Qiao

Hay ciertas diferencias entre ambas como se explica en el sitio Web de Mayway pero ambas sirven cuando aparecen los primeros síntomas de infección, similares a una gripe.

La MTC tiene todavía mucho que ofrecer si las cosas empeoran, pero en ese caso lo recomendable es aconsejarse con un profesional en la materia.

La luz de la tradición nos permite penetrar en el océano del Pensamiento Chino, y ella nos revela su esencia, para llevarla a nuestra existencia, se haga presencia y vuelva a la Esencia.

El Tao

Foto de freestocks.org en Pexels

Publicado por elibudman

Ingeniero de alimentos y novelista. Nací en Argentina, vivo en Israel. Soy director de innovación tecnológica en una compañía de alimentos. Me gradué en Medicina Tradicional China. Traduje al español dos libros de yoga de Eyal Shifroni: "Una silla para yoga" y el primer volumen de "Props para yoga". A principios de mayo publicaré una novela de ficción en Amazon "Sentirse en casa- una odisea inevitable".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: